domingo, 4 de mayo de 2014

Necronomicón



"Que no esta muerto lo que yace eternamente y con el paso de los eones hasta la muerte puede morir..."

El necronomicón, es un grimorio muy famoso, cuya autoría se atribuye al "árabe loco" Abdul Alhazred. En realidad se trata de un libro de ficción creado por el autor H.P. Lovecraft para sus historias de terror y ciencia ficción. Es mencionado y utilizado en la obra de muchos otros autores, declarados admiradores de la obra de Lovecraft. Así, el necronomicón a inspirado diversos títulos a lo largo del siglo XX.

La palabra "Necronomicon" tiene muchas traducciones, aunque se considera un termino bastante fácil de rastrear. Se trata de la conjugación de varios adjetivos del griego antiguo que significa "sobre las leyes de los muertos" o "imagen de la Ley de los muertos"; ésta última traducción fue propuesta por el propio Lovecraft en un análisis de su obra, donde aclaro que el nombre del grimorio se le ocurrió en un sueño.

Este objeto es descrito como un libro de saberes arcanos y magia ritual, por lo general usados pasa invocar terribles criaturas, demonios y los llamados "dioses primigenios". Generalmente la lectura de estos textos conllevan la locura y hasta la muerte de su poseedor. Según las narraciones de Lovecraft, estos seres buscan apoderarse del mundo, ya que en la antigüedad fue suyo.

- Howard Philips Lovecraft -

Se divide en 4 libros: Libro I (42 capítulos) que cuenta sobre el poder de los primigenios y sus legiones. El Libro II (19 capítulos) que habla sobre lo sucedido en el año de la muerte y describe al temible Nyarlathotep. El Libro III (36 capítulos) que habla sobre la magia, los rituales e invocaiones. Y finalmente el Libro IV, que detalla lo escrito en el libro del destino, que anuncia lo que sucederá en la sagrada orden.

Si bien Lovecraft aclaro que este libro se trata de una invención que el mismo hizo para sus cuentos, hay una gran confusión respecto al mismo, ya que durante un tiempo el propio autor aseguro su existencia, creando un verdadero universo con sus historias. Incluso al día de hoy existen muchas páginas de internet que tratan de develar los misterios ocultos de este famoso grimorio.
Estas confusiones se profundizaron con la publicación de "Una historia del Necronomicón", un libro que cuenta sobre la autoria del Necronomicon y sus traducciones, que fue escrito por Lovecraft en 1927, pero se publicó en 1938 tras su muerte. Según este libro, el grimorio en cuestión fue escrito bajo el nombre de Kitab Al-Azif ("El rumor de los insectos por la noche") en el año 738 d.C. por el poeta árabe Abdul Al-Hazred de Saná. Cuenta como Alhazred murio siendo devorado por un monstruo invisible ante la aterrada mirada de numerosos testigos y, que fue arrastrado por un remolino hacia el cielo.

Lovcraft detalla aquí muchos datos que tratan de darle veracidad a la existencia del Necronomicón, citando coautores, ayudantes, acompañantes de Al-Hazred, ubicaciones geográficas reales y teniendo especial cuidado al elegir nombres y referencias en árabe que aparecen a lo largo de toda la narración (se supone que el Necronomicón original fue escrito en este idioma y reimpreso en otros). Incluso detalla datos sobre Theodorus Philetas, supuesto traductor que escribió la versión en griego, donde la publicación adopto el nombre con el que se lo conoce hoy en día y que fue condenado por la Iglesia católica en el 1050. En 1228, Olaus Wormius lo tradujo al latín, la versión más famosa según Lovecraft, pues aun quedan algunos ejemplares, mientras los originales en griego y árabe se creen perdidos.
Supuestamente se conservan solo 4 copias, una en la biblioteca de Widener de la Universidad de Hardvar, otra en la Biblioteca Nacional de París, la tercera en la Universidad de Miskatonic en Arkhan (EEUU) y la última en la Universidad de Buenos Aires en Argentina.

Así, después de su muerte, Lovecraft logra crear toda una obra de culto que sigue despertando el interés de miles de lectores. Debemos destacar que Lovecraft logro un excelente engaño al aportar datos tan específicos y difícilmente rastreables para darle verosimilitud a su grimorio, pero él mismo desmintió la realidad de su obra, explicando el origen real de sus ideas, lo cual no le quita mérito a su trabajo. De hecho, muchos han creído en la existencia de este libro y se han reportados muchos casos de estafas por la compra de supuestos Necronomicones ofrecidos en venta como originales, e incluso se sabe de muchas bromas realizadas en las bibliotecas nacionales donde algún bromista colocó fichas falsas sobre el Necronomicón en los archivos, con lo cual hasta los profesores los solicitaban.


1 comentario:

LIVC dijo...

Realmente interesante. Admiro mucho el trabajo de Lovecraft, y este no lo había oído mencionar.
Buen trabajo.
Saludos!!!