martes, 8 de abril de 2014

Atrapasueños



- imagen extraída de link -

También llamados "cazadores de sueños", se trata de pequeños objetos, comúnmente confundidos con adornos, que cumplen la función de "filtrar" los sueños del durmiente permitiendo el paso a los sueños y visiones positivas, y atrapando las pesadillas y elementos negativos de los sueños.

Generalmente se construyen de manera muy artesanal, con ramas de sauce entrelazadas para formar un circulo, en cuyo interior se teje una red con ramas mas flexibles o hilos de mediano grosor, y se decora con plumas, piedras o cuentas. Según la creencia popular, los malos sueños quedan atrapados en la red o encerrados en las cuentas hasta que la luz de la mañana los elimina y evita que estas visiones negativas se cumplan. Las plumas cumplen la función de "filtrado" de los sueños.

Origen

El origen de los atrapasueños es relativamente reciente en comparación de otros objetos. Son originarios del pueblo nativo norteamericano Ojibwa, quienes los construían atando hebras alrededor de una argolla circular, generando pequeñas telarañas de hilo.

Según una antigua leyenda, descubierta gracias a investigaciones recientes sobre los pueblos nativos hacia el siglo XIX, el origen del concepto del atrapasueños surge a partir de la llamada "mujer araña".
Según esta historia, una mujer de la tribu Ojibwa, señalada como la mujer araña, ayudó a llevar la luz del sol a su gente, la cual vivía en un área específica. Esta mujer observaba y dejaba que el rocío se asentara en la telaraña formada al rededor de su casa. Esta telaraña cubierta de rocío atrapaba los rayos del sol cada día y, cuando la gente de la tribu comenzó a esparcirse hacia los 4 puntos de la tierra, la mujer araña no pudo seguirlos a todos a la vez. Por tanto, tomó las plantas y telarañas cubiertas de rocío y las entretejió en un círculo que representaba el sol, para darle luz y prosperidad a su gente. Así tenemos, de la mano de la mitología, el primer atrapa sueños.

Ya en la década del ´60, el movimiento Pan-Indio extendió la influencia de estos objetos, siendo adoptados por nativos norteamericanos de diferentes pueblos y tribus, llegando incluso a ser vistos como elementos representativos de las culturas nativas. Sin embargo, la explotación comercial del atrapasueños como objeto de consumo masivo, ha hecho que muchos nativos y amantes de las culturas aborígenes, lo consideren un objeto chabacano, muy comercial y hechos por extraños sin conocimiento ni conciencia de los procesos para su creación y funcionamiento.

1 comentario:

LIVC dijo...

Muy bonita historia. Yo he visto ya en muchos lugares estos atrapasueños como collares principalmente. Yo ya antes había leído parte de la leyenda, pero esta está mucho más completa.
Buen trabajo.
Saludos!!!